Skip links

ANTONIO GIMÉNEZ RICO: “En el cine el ser humano es un espectáculo lleno de posibilidades”

El jueves inauguramos nuestro ciclo de talleres “Creando tu proyecto audiovisual” con la ponencia del director de cine y guionista español Antonio Giménez Rico, donde demostró ser memoria viva del cine español. Giménez Rico nos relató sus comienzos, habló de adaptaciones literarias, sus gustos más personales y anécdotas de hacer cine en tiempos de la censura o en la época del destape.

Comenzó su exposición contando su primer contacto con el cine. Tras una etapa dedicado a la crítica, la radio y el periodismo cinematográficos, en 1963 comenzó su actividad profesional en el cine como ayudante de dirección de Vittorio Cottafavi, Eugenio Martín, Antonio Mercero y Javier Setó, para rodar su primer largometraje como guionista y director en 1968 ‘El hueso’.

Una vez metido en el gremio se dedicó a hacer y dirigir muchas más películas, de las cuales, afirma que la mitad son adaptaciones literarias. Comentó como cuando un cineasta se pone frente a una adaptación, este “tiene la capacidad de dar una vuelta a la historia de esa adaptación literaria sin cambiar una línea del guion.” El sentido a una historia se cambia con técnicas cinematográficas al alcance del director como la posición y ángulo de la cámara. A esto añadió que “cuando un autor cede los derechos de su novela a un cineasta, debe saber que a partir de ese momento el autor de esa nueva historia es el director, al menos de que se establezcan unas cláusulas.”

Hablando sobre los gustos a la hora de crear o ver una película, el veterano director señaló que detesta los dibujos animados porque “lo importante del cine es el ser humano. No hay espectáculo parecido al de ver como la cámara se acerca a un rostro para dejar que este se exprese por sí mismo. En el cine siempre se busca espectáculo porque es lo que pide el público y los productores, pero creo que no hay espectáculo mejor para el cine que el ser humano. El ser humano es un espectáculo lleno de posibilidades. No hay que olvidar que el cine se hace con seres humanos que por un lado son personajes, y por otro, actores.”

Return to top of page